AMIGOS, SEGUIDORES DE POEMAS

miércoles, 17 de diciembre de 2014

QUEDA TU PALABRA

 
 
 

 
Te he buscado en la hojarasca
 de nuestro parque olvidado
y no estás.
 
Tu rostro entre las hojas,
rescatar en anhelos esperaba
y no lo vi.
 
Tu rostro ignorado, por años
tiernamente imaginado
 por mi
 
Hecho de sonrisas, de   fuerza
de amor sin límite, de canto,
 de llanto.
 
Entre los árboles desnudos
del otoño de mi vida,
tu sombra voló.
 
Como  las aves en desbandada, 
al abrigo del Sol arribaste
 tú, sin mi.
 
 
En esta soledad, se oculta tu mirada,
la  que nunca tuve, sólo en amor
 imaginada.
 
  
En mis manos, húmedas de llanto,
entre hojas, cuajada de rocío
sólo tu palabra 
 
 

martes, 4 de noviembre de 2014

EN EL SILENCIO






La noche se me vuelve
un mar de pensamientos,
en olas, en espuma
se me ahogan los versos,
no hay velero, no tabla,
todo silencio.

Este mar bravío
de dentro, muy adentro.
todo lo sofoca, lo agrieta,
cuando resurgir quiere
de mi navío anclado ,
veloz el verso.

Quise hacer un poema y
en el agua se me fue.
Marea no lo lleves
de mi mente, de mi pluma.
Entre corales se duerme
mi vida en rima.


 

miércoles, 23 de julio de 2014

MI CEDRO

 
Cedro que te doblas al peso de las ramas,
retrato vivo de la tierna vejez;
no por los años, si por  el peso,
es carga que la vida añade
al tronco  puro que planté.
Nadie te endereza, nada
 te vuelve  a tu bella esbeltez..
 
 
Jóvenes entonces, tú y yo
solos, antes del brote de las hojas,
antes de ser árbol de frondas,
de refugio en tardes de calor
¿Recuerdas la ilusión primera
de la tierra fértil donde te planté?
¿Recuerdas la sonrisa
de los primeros  riegos, amor,
mimos, cariños de los brotes
al cálido sol de atardecer?
 
Ahora te me inclinas en amorosa  sombra
 cobijo brindas a quien liviano,
ni te mira, ni te ve, mientras
en curva hacia la tierra tiendes
en busca de aquel día, no lejano,
donde a ella te me vuelvas
en apretado  abrazo,
sin pena ni tristeza a  rejuvenecer.
 
 


viernes, 13 de junio de 2014

MI ARMA


Imagen de Google

Esta tristeza mía es el arma
que tengo.
Es dolor, es esperanza,
dulce gozo.
Es certeza de un mundo
nuevo.
Nace conmigo, siempre
la llevo;
hermana, amiga, tenue
velo.
Me arrulla, me defiende
del espejismo
de vivir la falsedad de
 creerme...,
siempre de hierro.


En mi tristeza te llevo,
en ella te encuentro,
a ti me llego.



sábado, 24 de mayo de 2014

EN CASCADA





 
Imagen del blog Un paraíso en la Montaña 
 
Déjalas correr, es vano intentar atrapar las aguas que fluyen en cascada como mi corazón en cascada se derrama,  a la búsqueda de un lago tranquilo  donde recalar este caudal de  amor que ya mi pecho no puede contener.
 
Dime dónde se halla ese lugar infinito capaz de albergar tanto sentimiento, he intentado apresarlo con el pensamiento, pero no hay muro de contención que pueda retener  las escurridizas aguas, todo lo inundan, todo lo anegan.
 
Desperté en la mañana y había estrellas en el Cielo, Luna que el día iluminaba, mientras el Sol oculto sus rayos escondía..., pero el amor aún me quema..., no puedo incendiar cuanto me rodea en la medida que, sin medida,  el agua en cascada se desparrama.
 
Cielos... ¿Podrán los cielos algún día sofocar este incendio, esta locura?
En cascada se me desborda el amor.
 
 

domingo, 4 de mayo de 2014

ADAGIO



 
Abiertos en racimo, los días te me llevan,
deseo retenerlos,
no quiero verte  lejos, no seas viento,
regresa a mi vera,
no seas nieve al sol deshecha.
Aguardo  me mires,
espero que me veas en letras, dibujo
de mi alma inquieta.
Te busco en lontananza, en la pradera,
en las tempranas vides,
en aromas de lila enamorada, rendido.
 
Te siento en el mar,
presiento tu tenue figura en la hierba.
en el caer de las hojas.
en la estrenada, ardiente Primavera.
No me sirve presentirte,
tengo que verte, tocarte en cada letra.
Toca mi alma, dale
el adagio de tu dulce melodía eterna.


 

miércoles, 23 de abril de 2014

LAS ÚLTIMAS BANDERAS





Imagen del blog La Hoja del Arce

Cuánto hemos luchado, Señor,
sin pensar que luchamos
al vivir peregrinos
en un país extraño.
Aún resta la última batalla,
sin armas, sin escudo,
sin fuerzas para darla.

¿Acaso habrá otro Cid,
otro  guerrero, codo a codo,
a pelear a nuestro lado?

Es la duda, temor a rendirnos,
lo que tiembla en nuestro brazo,
apaga el fulgor de los sueños,
del ánimo los bríos...
del pecho la bravura.
Busca el alma la trinchera,
se agazapa, esconde todo arresto
de la juventud que fue, sin saber,
riesgo, ardor, locura, pelea.