AMIGOS, SEGUIDORES DE POEMAS

sábado, 2 de mayo de 2009

VIENTO, SI ERES DIOS


La flecha que me hirió
de amores disparada,
en el aire se dejó,
no pude en mí clavarla,
tampoco se hizo rama.
De amor y desamor
rebotó, polvo y retama,
rencores, hojarasca...
Pendiente de un suspiro,
de una sola palabra,
de una certera bocanada
de un aire nuevo,
de una nueva rama,
en el aire suspendida, quieta,
callada, espera sin retorno,
aguarda.

Nunca la flecha,
nunca la rama,
nunca el viento repostó
en el dolor y la daga,
a bocanadas elevó
flecha, amor y rama.
Soplo que de fuego haces llama,
no calles, no te escondas,
ruge viento, en fuerza y furia,
en torrente y volcán,
en tornado que huracana;
vuelca, rompe, retuerce
el dolor de mi alma.

Viento, si eres Dios,
arráncame el rencor y déjame el dolor,
atrae la flecha,
atrae la rama o
el amor que come
arranca,
sin temor, sin pavor,
sin fuego ni esperanza.
Arranca de un solo soplo
lo que fue nido y rama,
deja que otros vientos
en fuerte bocanada,
traigan nuevas flechas,
nuevas ramas,
nuevos fuegos y llamas.


Qh viento que haces y deshaces
este dolor calma,
aparta de mí por siempre,
la flecha que no daga,
arráncala del aire,
piérdela, haz que se vaya,
de mi desaparezca
y ciega mi mirada.
Calma toda sed que seca la boca,
la boca y reseca el alma.
Viento, si eres Dios,
cierra todas las puertas,
nunca más se abran,
si no fuera para ver
distinta flecha, distinta rama.

En Noray__2 de mayo de 2009

Viento a favor



2 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Me gustaron las imágenes que creas con tus versos. Un placer leerte. Saludos.

Militos dijo...

Muchas gracias por leerme y comentar, Salvadorpliego.
un beso