AMIGOS, SEGUIDORES DE POEMAS

viernes, 17 de julio de 2009

SE ME HIZO TARDE

Extendí mi mano a la noche
y tú no estabas,
¿A qué lugar emigraste?
¿Dónde esta vez,
dónde encontrarte?
Ya no es tiempo de huídas,
todo quedó pactado,
no te moverías si yo
extendía mi mano.
Mi mano fue a buscarte,
tendida te llamaba,
sólo encontró tu hueco.
debajo de él... nada.

Se me hizo tarde y
te me fuiste, como entonces
cuando no te buscaba;
como antes, se me hizo tarde
para besarte, para amarte,
para encontrarte dormido
en el calor de mi almohada.

10 comentarios:

ARCENDO dijo...

El no estaba, pero estaba. Estaba, haciendo lo que tenía que hacer, estaba ejerciendo su labor de apostol, de soldado de Cristo en trincheras donde, probablemente este no era ni conocido, estaba haciendo la voluntad del Padre, siendo, aunque fuera por una vez, docil y paciente. Estaba, porque haciendo todo esto, estaba mostrando su deseo también de recuperarse y volver pronto a tu lado, estaba porque estaba en tu corazón, estaba porque te quiere.
BESOS.

Militos dijo...

Gracias, Arcendo, por comprenderlo.
Un beso, hermanito

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Militos...

Ya la tarde se acerca y oscurece pero pronto brillará la luz de un nuevo día, la esperanza nos reconforta y acompaña.

Abrazos.

amor y libertad dijo...

pero el cielo campea a sus anchas en este mar de libertad, no hay condiciones, no hay ausencias, el cielo da los impulsos y de la verdad

Raquel YG-I dijo...

Al igual que dice Arcendo, está ahí, haciendo lo que debe y pensando en tí, sintiéndote y echándote de menos...como nosotros lo hacemos con él. Mamá, tranquila, aunque tengamos dudas, yo la primera, y lo pasemos mal, yo la segunda, confía en Dios, como siempre lo has hecho!. Te quiero!

Militos dijo...

Gracias Santiago, un beso

Militos dijo...

Raquel: ya sé que tienes razón, pero...
Un beso "Tata"

MariSol dijo...

hola! MUY HERMOSO BLOG REALMENTE.... PASO A DEJAR MI HUELLA UN BESO GRANDE

Militos dijo...

Muchas gracias, Marisol.Yo también iré a verte. Un beso

Terly dijo...

A veces las nubes ocultan el sol, parece que lo apagan, pero no, está ahí, brillando con la misma intensidad de siempre, aunque no lo veamos, entonces llega el viento y las aparta y vuelve a deslumbrarnos con sus potentes rayos de luz ¡Que belleza cuando de nuevo asoma!.
Siempre está ahí.
Un beso.