AMIGOS, SEGUIDORES DE POEMAS

jueves, 6 de agosto de 2009

ARDER



En carne viva el alma...
en carne viva el amor,
nunca saciado, nunca bastante,
por ti encendido, Señor.
¿Por que ese fuego?
¿por qué esa sed?
¿por qué llegaste sin avisar,
sin saber,
sin conocer si yo quería
quemarme en él?
Ahora camino en tu busca,
ahora doy palos de ciego,
ahora huelo a quemado,
y no veo el foco del fuego.
No veo llamas, todo me asusta,
todo me arrastra en torbellino
y busco el agua que apague
esta sed,
que apague el fuego o en él
me vea yo arder.




1 comentario:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Militos...

El amor, la pasión o los sufrimientos, llegan sin avisar y el fuego se hace tan intenso que amenaza nuestras vidas.

Bella poesía,

Abrazos.